El asombroso sentido magnético de los salmones

Para los salmones Oncorhynchus nerka que regresan al lugar de agua dulce donde nacieron, después de haber transcurrido un par de años en el mar, la percepción del campo magnético de la Tierra es lo que les permite orientarse de un modo tan asombrosamente bueno. Ésta es la conclusión a la que han llegado los autores de un estudio tras analizar datos recolectados a lo largo de 56 años.

Para encontrar su camino de regreso a casa a través de miles de kilómetros de océano, el salmón memoriza el campo magnético que existe en el punto por el que entró al mar por primera vez en su etapa juvenil. Al alcanzar la madurez, busca la ubicación costera con el mismo campo magnético.

Los científicos ya sospechaban desde tiempo atrás que algunos animales pueden memorizar los campos magnéticos y usar su “sexto sentido” como una especie de sistema GPS interno, y de hecho esto ya se ha comprobado en algunas especies. Pero verificar la existencia o no de este sentido magnético en otras especies ha sido sumamente difícil.

En el nuevo estudio, Nathan Putman de la Universidad Estatal de Oregón, y sus colegas, dedicaron sus esfuerzos a indagar sobre la posible existencia de ese sentido magnético en el salmón Oncorhynchus nerka, común en el Río Fraser de la Columbia británica, en Canadá. Esos peces dejan el río para ir al mar, tal como hacen otros salmones. Pero los oriundos de ese río se enfrentan a un problema. Cuando intentan volver a él desde el mar, se topan con un obstáculo gigante: la isla de Vancouver bloquea el acceso directo a su río. Así que los peces deben hacer una elección: ¿Siguen por la ensenada del norte o por la del sur para dar el rodeo?

[Img #12256]

Cuando los salmones Oncorhynchus nerka migran del agua salada al agua dulce, cambian de color, perdiendo los tonos plateados y oscuros de su etapa marina, y adquiriendo la tonalidad rojiza que es típica de su estancia en agua dulce. (Foto: Tom Quinn, UW)

Los investigadores razonaron que si los peces realmente poseen un sentido magnético, entonces su elección debe variar de manera predecible con el transcurso de los años, debido a la deriva del campo geomagnético. El campo magnético de la Tierra no es constante; cambia gradualmente con el paso del tiempo debido al movimiento de la parte más externa del núcleo líquido de la Tierra.

Eso significa que los peces deberían mostrar una preferencia mayor en un año dado para la ensenada que más estrechamente iguale el valor magnético del Río Fraser cuando lo abandonaron dos años antes.

Los investigadores hicieron una comparación cuidadosa entre un modelo de predicción del campo magnético cambiante y un conjunto de datos pesqueros reunidos desde la década de 1950. El resultado de la comparación muestra exactamente ese patrón magnético de elección.

Los resultados del nuevo estudio corroboran la teoría expuesta años atrás por Kenneth J. Lohmann y sus colaboradores, y de la que el equipo de NCYT de Amazings ya hablamos en un artículo del 16 de enero de 2009 (http://www.amazings.com/ciencia/noticias/160109d.html).

En la nueva investigación también ha trabajado Lohmann, de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, así como Emily M. Putman de la misma universidad, Thomas P. Quinn de la de Washington en Seattle, A. Peter Klimley de la de California en Davis, y David L.G. Noakes de la Universidad Estatal de Oregón, todas estas entidades en Estados Unidos.

Publicado por: el 6 marzo, 2013. en Tecnologia y Ciencia. Puedes seguir las respuestas de este articulo en: RSS 2.0.

Deja un comentario